Guimarães: Lugar de Nacimiento de Portugal

A unos 15 kilómetros al sureste de Braga se encuentra la ciudad de Guimarães: Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO, Capital Europea de la Cultura 2012 y también el lugar de nacimiento de Portugal. Se cree que el primer rey de Portugal (Afonso Henriques o Alfonso I) nació aquí, por lo que Guimarães fue la primera capital del país y se considera la “cuna de la nación”.

Guimarães

Primero nos dirigimos al Castelo de Guimarães, donde podíamos aparcar gratis. El antiguo castillo románico fue construido a mediados del siglo X por orden de la condesa gallega Mumadona para proteger la ciudad y el monasterio de los ataques de los normandos y los árabes. En 1109, el hijo de Enrique de Borgoña, más tarde el rey Alfonso I, nació probablemente aquí. El complejo del castillo es una de las fortalezas romanas mejor conservadas de Portugal.

Consejo: El primer domingo de cada mes, ¡la entrada es gratis!

No muy lejos está el Paço dos Duques de Bragança. El palacio fue construido alrededor de 1420 según el modelo francés en estilo normando-borgoñón y es una de las residencias aristocráticas más magníficas del siglo XV. Con motivo del milenio, Salazar había vuelto a destinar el edificio en 1960 a la casa oficial del Estado.

Y entonces llegamos al casco antiguo protegido por la UNESCO a través de la corte municipal Tribunal Judicial y el ayuntamiento. El centro histórico se compone de una variedad de callejones y plazas con tiendas, cafeterías y restaurantes. La calle probablemente más bella y más antigua de la ciudad, la Rua de Santa María, conduce desde el nuevo ayuntamiento a la plaza más famosa, Largo da Oliveira.

Aquí la Condesa Mumadona Dias encargó la construcción del convento alrededor de 960, que se extendió a la Igreja de Nossa Senhora da Oliveira de 1387 a 1393. Frente a ella está el Padrão do Salado, una columnata cuadrada de estilo manuelino-gótico, desde 1342. También se puede ver aquí el antiguo ayuntamiento del siglo XIV, que fue renovado a finales del siglo XVII. Con las casas hermosas tradicionalmente pintadas y los muchos cafés con asientos en la sombra del olivo de lo cual la plaza lleva el nombre, el Largo da Oliveira tiene un ambiente muy especial.

Al sureste del casco antiguo se encuentra el Largo da República do Brasil, una de las plazas más bellas de la ciudad. La iglesia barroca Igreja de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos, situada al final de los jardines de la plaza, se remonta a 1769. Al fondo, se puede ver la Serra da Penha o Monte de Santa Catarina.

Con el Largo do Toural hay otra plaza que vale la pena ver al suroeste de la ciudad vieja. En el Jardim Público da Alameda, que conecta las dos plazas, se encuentra entre los hermosos edificios antiguos también una torre de la antigua muralla de la ciudad, con la inscripción Aqui Nasceu Portugal (“Portugal nació aquí”).

La montaña de la Serra da Penha, también conocida como el Monte de Santa Catarina, está a sólo unos kilómetros en línea recta, sirviendo así como Hausberg (montaña local que forma un telón de fondo y también ofrece un punto de vista prominente) de Guimarães. Se puede llegar allí por carretera o teleférico. En la meseta del pico está situado el Santuário da Senhora da Penha, un lugar de peregrinación, planeado en la década de 1930 por el reconocido arquitecto portugués José Marques da Silva y inaugurado en 1947, tres meses después de su muerte. Además, la montaña ofrece impresionantes vistas sobre el casco antiguo, el palacio y el castillo.

Antes de visitar Guimarães, habíamos oído hablar mucho sobre el casco antiguo galardonado. Esto nos dio muy grandes expectativas, que sólo se cumplieron en parte. Por el contrario, la fortaleza románica Castelo de Guimarães, que parece como sacado de un catálogo de Playmobil, nos ha sorprendido.

También podemos recomendar mucho una visita de la Serra da Penha o Monte de Santa Catarina (o como sea que lo llamen). En un día claro, se puede observar una hermosa puesta de sol aquí. Sin embargo, si está nublado – como lo fue con nosotros – la ciudad es inmersa en un ambiente místico, que encaja bien con el Santuário da Senhora da Penha.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *