Le Mont-Saint-Michel: Lugar Misterioso

Una roca sobresaliendo del mar no lejos de la costa. En ella y aparentemente fusionado con ella una abadía casi del mismo tamaño. El monumento natural más visitado de Francia y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Anualmente visitado por cerca de 3,5 millones de personas. Y ahora también por nosotros.

Monte Saint-Michel, o Monte San Miguel

Después de una búsqueda de piscina muy complicada (en realidad, ¡¿quién inventa estos horarios y regulaciones en Francia?!) y una ducha refrescante, por desgracia llegamos sólo al crepúsculo en el Monte Saint-Michel (o Monte San Miguel). A través de la niebla densa apenas podíamos ver algo. Las incontables plazas de aparcamiento de los visitantes estaban desiertas y tampoco encontramos coches ni personas.

Esto causó una atmósfera fantasmagórica y un poco inquietante. Por lo tanto, nos dirigimos primero al cementerio de soldados alemanes. Apenas podía imaginar un lugar más cómodo bajo estas condiciones. ¿Verdad?

Después de que Ron lo había echado un vistazo (mientras yo esperaba en el coche), dejamos el coche en el aparcamiento de un restaurante cerrado y desprendimos las bicicletas. Con estas nos pusimos en marcha los dos últimos kilómetros al Mont ya que esta zona está cerrada y sólo accesible para coches de huéspedes de un hotel o restaurante. Allí nos encontramos de nuevo con personas que estaban cenando.

A través del puente encima de la presa construida en 1879 llegamos al Mont, que sólo era visible cuando ya estábamos bastante cerca. Nos bajamos de las bicicletas y subimos por el sendero a pie. Pero como probablemente ya os podéis imaginar, no teníamos buenas vistas en absoluto. Por eso lo dejamos descansar, volvimos al coche y nos pusimos a dormir en un aparcamiento público en el cercano Pontorson.

La mañana siguiente visitamos el Mont Saint Michel de nuevo. Todavía estaba muy nublado, pero soleado. Entremedias, la isla se mostraba de vez en cuando durante unos dos milisegundos, sólo para enseguida desaparecer de nuevo en la niebla.

La muy obvia temporada baja, sin embargo, también tenía ventajas para nosotros: así que nos ahorramos apreturas como estas. Durante toda nuestra visita, nos encontramos con quizás cinco personas. Esto también podría ser debido al tiempo: Estuvimos tan temprano (entre las siete y las ocho) allí, que la abadía aún no estaba abierta. O sea, vueltos abajo, nos encontramos con los primeros grupos turísticos, que habían venido con el servicio de transporte gratuito desde el aparcamiento.

Según la leyenda, el arcángel Miguel se presentó al obispo Aubert de Avranches y le instruyó que construyera una iglesia en la isla rocosa, pero el obispo no siguió la demanda repetida varias veces hasta que el ángel le quemó un agujero en el cráneo con el dedo (El cráneo de Aubert con el agujero se conserva en la iglesia de Saint-Gervais en Avranches; pero en verdad es probablemente un cráneo trepado de la Edad Media.). En el período 708/709 Saint Aubert construyó un primer santuario en honor de St . Miguel. (Si ahora sólo piensas “¡qué va!”: Ya, esto es lo que pensábamos, también.)

¡Le Mont Saint-Michel sin duda vale la pena una visita! Incluso en las malas condiciones climáticas, hay algo místico y mágico sobre la isla rocosa con su abadía. La entrada recuerda a una puerta construida de un parque temático. La ubicación geográfica y el estilo medieval hacen del monasterio una atracción única en todo el mundo, incomparable con nada que hemos visto hasta ahora.

Monte Saint-Michel, o Monte San Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este formulario, acepto el almacenamiento y procesamiento de mis datos (nombre/correo electrónico/sitio web/dirección IP) a través de este sitio web. Este sitio web utiliza cookies para brindarme la mejor experiencia posible. Más información se puede encontrar en la política de privacidad.