Rías Bajas: Galiza – it’s different

Rías Bajas – éste es el nombre de las cuatro entradas costeras estrechas en el suroeste de Galicia desde el Cabo de Finisterre hasta la frontera portuguesa. Han surgido de valles fluviales inundados y consisten en la Ría de Muros, la Ría de Arousa, la Ría de Pontevedra y la Ría de Vigo.

Vista del Ponte de Rande y Ría de Vigo
Vista del Ponte de Rande y Ría de Vigo

1. Ría de Muros: Noia – Castro de Baroña – Dunas de Corrubedo

Castro de Baroña
Castro de Baroña
NOIA

Dado que viajamos de Santiago de Compostela al “resto” de Galicia de norte a sur hacia Portugal, nos encontramos primero con la Ría de Muros, la entrada más al norte de las Rías Bajas. Después de habernos quedado en Noia por la noche, nos dirigimos hacia Castro de Baroña, pero paramos a unos tres kilómetros antes en un aparcamiento con vista al mar (Mirador De Fonforron) para desayunar allí.

CASTRO DE BAROÑA

Al llegar a Baroña, nos quedamos inicialmente desconcertados por la ausencia de gente. Tampoco encontramos un aparcamiento oficial. Pero no dejéis que eso os irrita, simplemente aparcamos en frente del restaurante O Castro y caminamos por el sendero detrás de la información turística que ya no está en servicio.

Allí encontramos la pequeña península con el Castro de Baroña. El asentamiento celta de la Edad del Hierro de 23.000 metros cuadrados con sus ruinas redondas fue descubierto en 1933 y excavado hasta 1984. Como uno de los Castros mejor conservados de España y Portugal, está protegido como patrimonio cultural.

DUNAS DE CORRUBEDO

Después seguimos a lo largo de la costa y accidentalmente encontramos el Ponte Medieval Do Rio Sieira – un antiguo puente. Después de pasar por las abundantes playas a las Dunas de Corrubedo, tuvimos que darnos cuenta de nuestra decepción de que la duna gigante protegida no se le permite entrar. Si quieres bañarte, tienes que ir a la playa Praia do Vilar desde el suroeste.

2. Ría de Arousa: Ribeira – Vilagarcía de Arousa – Illa de Arousa – Cambados

A Illa de Arousa
A Illa de Arousa
RIBEIRA

Por lo tanto, simplemente condujimos hasta Ribeira y nos tumbamos en la Praia de Coroso. Con esto ya habíamos llegado a la Ría de Arousa. Con una longitud de 37 kilómetros y una profundidad máxima de 69 metros, no sólo es la Ría más grande de las Rías Bajas, sino también de toda España.

VILAGARCÍA DE AROUSA

Después de extenso baño (de sol) seguimos en coche. Como teníamos hambre, tuvimos una merienda en un lugar de picnic justo antes de Vilagarcía de Arousa. Luego fuimos a la pequeña isla de A Illa de Arousa que mide sólo 7 metros cuadrados, pero que – para ser honesto – nos pareció un poco decepcionante.

ILLA DE AROUSA

Transcurrimos la isla una vez por completo, desde el Faro de Punta Cabalo en el norte hasta el Parque Nacional de Carreirón en el sur. Éste es considerado como un santuario especial de aves, entre otras cosas debido a sus poblaciones de garza real, y lógicamente es inaccesible para los coches, por lo que seguimos los caminos de arena en bicicleta.

Aquí están escondidas algunas playas de arena desiertas, que realmente no nos dejaron anonadados aunque. Muchos eran muy rocosas, pero sobre todo bastante pantanosas e inundadas de algas, por lo que decidimos no quedarnos hasta el día siguiente. Así que volvimos a cruzar el puente de casi dos kilómetros hasta el continente. Desde su terminación en 1985, la conexión, que es uno de los puentes más largos de España, reemplaza los travesías y transportes con pequeños buques a vapor y, por lo tanto, aumenta la economía local.

Así la isla por lo menos nos podría servir como una escena de la puesta del sol. Por cierto, la Unión Europea la ha declarado reserva natural debido a su costa de 36 kilómetros de longitud (que se supone es de 11 kilómetros de playas de arena blanca). Ya hemos visto playas mejores y encontramos A Illa de Arousa bastante aburrida.

CAMBADOS

A la mañana siguiente fuimos directamente a Cambados. Allí, miramos primero el Pazo de Fefiñáns y la Igrexa de San Bieito. Luego nos dirigimos a las ruinas de la iglesia de Santa Mariña Dozo. Allí está también la subida al Mirador de A Pastora, un mirador hermoso con vistas a Cambados y a la Ría de Arousa.

Antes de irnos, hicimos un desvío rápido a la Isla de San Sadurniño con la Torre San Sadurniño, pero que, como se puede ver en la foto, también es una ruina. En contraste con el Mirador de A Pastora no hay que haber visto necesariamente esta pequeña isla.

3. Ría de Pontevedra: Pontevedra – O Facho de Donón

O Facho de Donón
O Facho de Donón
PONTEVEDRA

Después de Cambados nos dirigimos a Pontevedra y llegamos así a la Ría de Pontevedra. Nos quedamos allí todo el día y echamos un vistazo a la ciudad. Según la leyenda, Pontevedra fue fundada por Teukros, un héroe griego de la Guerra de Troya, alrededor del 1200 aC.

Por otro lado, históricamente documentado es la presencia de los romanos, de modo que se puede suponer que la ciudad ha surgido de un asentamiento romano. Los romanos lo llamaron Ad Duos Pontes (“A los dos puentes”) y más tarde Pontis Veteris (“Puente Viejo”), resultando en Pontevedra.

Comenzamos nuestro recorrido turístico en el corazón de Pontevedra en la Praza da Peregrina. Allí se encuentra la Capela da Virxe Peregrina, que simboliza la estrecha conexión de la ciudad con el culto de Santiago. La iglesia de la patrona de esta ciudad es una construcción original de finales del siglo XVIII y tiene un plano de planta redondo, similar a una concha.

Después fuimos al Convento de San Francisco, frente al cual se encuentra la fuente Ferrería. Millones de peregrinos se refrescan en esta fuente, para quienes Pontevedra, como la capital del Camino Portugués de Santiago (desde Lisboa a Santiago de Compostela) es una etapa intermedia obligatoria.  fuimos a la Praza da Pedreira con el Pazo Mugartegui.

Y, finalmente, a la Praza da Leña, una pequeña plaza donde hay mucho bullicio. Se considera uno de los lugares más bellos de Pontevedra. En el centro está colocado un Cruceiro, una típica cruz de piedra gallega. En los pisos superiores de las casas del siglo XVIII, las galerías acristaladas dan una vista clara de la plaza, mientras que las arcadas ofrecen protección contra una un chaparrón repentino. También hicimos una visita a Praza da Verdura.

Después de ver también el ayuntamiento y el Pazo Provincial, la Basílica de Santa María a Maior fue la culminación. La iglesia con un portal magnífico es considerada un ejemplo típico del gótico gallego.

En general, Pontevedra con su precioso casco antiguo y los numerosos parques nos gustó mucho. Ya que habíamos tenido un día particularmente cálido, nos alegramos de los muchos árboles que nos ofrecieron sombra.

O FACHO DE DONÓN
O Facho de Donón
O Facho de Donón

Al día siguiente nos dirigimos al mirador O Facho de Donón en la punta de la península de O Morrazo. Desde aquí, cuando el cielo está despejado, se puede incluso reconocer a los Illas Cíes, un pequeño grupo de islas que se consideran las “islas de los Dioses” desde la antigüedad.

Las tres pequeñas islas fueron declaradas reserva natural en 1980 y han sido parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia desde el año 2002. La Playa de Rodas, de 1.200 metros de largo, que conecta las islas de Do Faro y Monteagudo, fue declarada la mejor playa del mundo por el periódico británico The Guardian en febrero de 2007.

No recomendamos un viaje en coche a los dos faros Faro de Cabo Home y Faro de Punta Subrido, ya que es un camino de ripio en un solo sentido y el aparcamiento señalizado repetidamente en realidad nunca aparece. Así que sería mejor ir a pie o en bicicleta.

4. Ría de Vigo: Playas – Cangas – Redondela – Vigo

Playas

Ya que necesitábamos un poco de enfriamiento, fuimos a la playa y, al hacerlo, llegamos ya a la más meridional de las cuatro Rías Bajas. Aquí tenéis la opción entre la playa nudista Praia de Barra y la playa textil Praia de Viñó, que se funde hacia el este en la Praia de Nerga.

Nosotros elegimos la Praia de Viñó, por cuál optáis vosotros, por supuesto, depende de vosotros. 😉 Las tres playas son directamente una junta a otra y son todas paradisiacas. El agua cristalina es ideal para nadar. Por desgracia, no tenemos fotos, ya que no queríamos llevar ninguna tecnología con nosotros a la playa.

CANGAS

Luego fuimos de mirador a mirador. Entre ellos, los puntos panorámicos del Balcón do Rei cerca de Cangas y Campo da Rata en Redondela son particularmente recomendables. Desde el Balcón do Rei se tiene una vista hermosa de Vigo. Además, parece ser un truco secreto, ya que estábamos solos allí.

REDONDELA

Mientras que el Mirador del Campo da Rata está lleno de gente. La razón: el mejor banco del mundo. Lo extraño: Nadie sabe quién lo ha puesto allí y por qué. Sólo es cierto que debe haber ocurrido en 2015. Y que la ubicación no está elegido al azar: en las rocas del Mirador del Campo da Rata, que ya ofrece una vista impresionante sobre la Ponte de Rande y toda la Ría de Vigo.

Por lo tanto, no es de extrañar que se forman filas aquí para obtener una imagen de sí mismo en el banco popular. Y sin embargo, este punto culminante vale la pena: Incluso si no quieres esperar un espacio libre, es simplemente una diversión increíble subir en las rocas o simplemente disfrutar de la vista. ¡Sin duda un lugar muy especial!

VIGO

Continuamos a Vigo, donde nos quedamos por unos días. ¿Nuestro lugar favorito? Claramente el Castelo do Castro y su parque. Allí se puede relajar no sólo superbien, sino también se tiene una muy buena vista sobre Vigo, la Ría y la costa opuesta, que es especialmente bonita iluminada por la noche.

Pero también la Praia de Samil sabe convencer. Es una lástima que las muchas piscinas públicas sólo son accesibles para los niños de hasta 12 años. De lo contrario, ¡esto habría sido el punto culminante! Aunque era un poco demasiado frío para nadar de todos modos.

Aparte de eso, la ciudad portuaria, industrial y universitaria no tiene mucho que ofrecer para los turistas en nuestra opinión. Por desgracia, Vigo todavía tiene un zoológico, pero afortunadamente es el único en Galicia.

Eso fue entonces la última Ría de las Rías Bajas y nuestra penúltima ciudad tanto en Galicia, así como en el norte de España. ¡Tres intentos para que adivinéis qué país viene a continuación! 😛

Una respuesta a “Rías Bajas: Galiza – it’s different”

  1. “No recomendamos un viaje en coche a los dos faros Faro de Cabo Home y Faro de Punta Subrido, ya que es un camino de ripio en un solo sentido y el aparcamiento señalizado repetidamente en realidad nunca aparece. Así que sería mejor ir a pie o en bicicleta.”

    Iso é falso, o aparcadoiro non soamente está, senón que hai un cartaz bastante grande imposíbel de non ver. Polo menos seguía a estar este luns día 17/07/17, de balde.

    A máis, vese claramente en google maps: https://www.google.es/maps/place/Aparcamiento+gratuito+praia+de+Melide/@42.2525761,-8.8651239,689m/data=!3m2!1e3!4b1!4m5!3m4!1s0xd2f5e49596da015:0xdbc871cbbe8c2163!8m2!3d42.2525761!4d-8.8629352?hl=es

    PD: moi bo artigo e belidas fotos. O comentario foi so un apunte, xa que me sorprendeu polo feito de que precisamente estiven eu alí hai catro días.

    Un saúdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este formulario, acepto el almacenamiento y procesamiento de mis datos (nombre/correo electrónico/sitio web/dirección IP) a través de este sitio web. Este sitio web utiliza cookies para brindarme la mejor experiencia posible. Más información se puede encontrar en la política de privacidad.